El Alzhéimer

DEFINICIÓN DE DEMENCIA

La demencia es un síndrome –generalmente de naturaleza crónica o progresiva– caracterizado por el deterioro de la función cognitiva (es decir, la capacidad para procesar el pensamiento) más allá de lo que podría considerarse una consecuencia del envejecimiento normal. La demencia afecta a la memoria, el pensamiento, la orientación, la comprensión, el cálculo, la capacidad de aprendizaje, el lenguaje y el juicio. La conciencia no se ve afectada. El deterioro de la función cognitiva suele ir acompañado, y en ocasiones va precedido, por el deterioro del control emocional, el comportamiento social o la motivación.

La demencia está causada por diversas enfermedades y lesiones que afectan al cerebro de forma primaria o secundaria, como la enfermedad de Alzheimer o los accidentes cerebrovasculares entre otras.

La demencia es una de las principales causas de discapacidad y dependencia entre las personas mayores en todo el mundo. Puede resultar abrumadora no solo para quienes la padecen, sino también para sus cuidadores y familiares. A menudo hay una falta de concienciación y comprensión de la demencia, lo que puede causar estigmatización y suponer un obstáculo para que las personas acudan a los oportunos servicios de diagnóstico y atención. El impacto de la demencia en los cuidadores, la familia y la sociedad puede ser de carácter físico, psicológico, social y económico.

SÍNTOMAS

  • Pérdida de memoria: al inicio, las personas con demencia olvidan sobre todo acontecimientos que han ocurrido recientemente como, por ejemplo, lo que se acaba de decir o lo que se disponían a hacer. Más tarde, olvidan también acontecimientos que ocurrieron con anterioridad.
  • Problemas de orientación: las personas con demencia se pierden con facilidad, olvidan donde se encuentran y no recuerdan el día, el mes o el año en el que están.
  • Dificultad para planificar y hacer previsiones: concertar una cita, por ejemplo, les resulta muy difícil.
  • Dificultad para realizar ciertas tareas básicas: vestirse, ir al baño, tareas de higiene.
  • Trastornos del pensamiento, del lenguaje y de la capacidad de juicio.
  • Cambios en la personalidad y en el estado de ánimo: se producen alteraciones del comportamiento. Las personas con demencia pueden presentar cambios bruscos de humor, estar agitadas y en ocasiones mostrarse suspicaces o agresivas.

Llegado cierto momento, las alteraciones son tan serias que se ve afectada la vida normal. La vida laboral y otras actividades, así como los contactos diarios se hacen cada vez más difíciles. A medida que la enfermedad avanza, el paciente se vuelve más dependiente de los demás para los cuidados de la vida diaria. Finalmente, muchos pacientes necesitan ser ingresados en residencias.

Las demencias se pueden clasificar en función de distintos sistemas atendiendo a la edad de inicio, la causa o etiología, los signos neurológicos acompañantes y si son o no tratables.

FASES O ETAPAS

  • No todos los enfermos siguen el mismo proceso.
  • El proceso puede durar entre 2 y 10 años (o más).
  • El proceso puede tener períodos estacionarios.

Dentro de la enfermedad se puede hablar de fases o etapas y estadíos.

Demencias más importantes

ENFERMEDAD DE ALZHEIMER

La enfermedad de Alzheimer es la forma más común de demencia, alrededor del 60% de todos los pacientes con demencia padecen la enfermedad de Alzheimer.

TRATAMIENTOS

No existe un tratamiento eficaz que cure la enfermedad hoy en día.

Se sigue investigando en la búsqueda de fármacos eficaces.

Existen medios para retardar la evolución de la enfermedad y mejorar la calidad de vida del enfermo, y de sus familiares (farmacológicos  y  no farmacológicos).

Inhibidores de la acetilcolinesterasa: Donepezilo, rivastigmina, galantamina.

Inhibidores del receptor NMDA: memantina.

Otros fármacos para tratar los síntomas conductuales: ansiolíticos, antidepresivos, neurolépticos.

NUESTRAS TERAPIAS

En AFAV se ofrecen innovadoras terapias no farmacológicas

Menú